Ted Bundy durmiendo con el asesino

Hombre con cuchillo

💡¿QUIÉN FUE TED BUNDY?

💡PERVERSIONES DE TED BUNDY

💡PEORES ASESINATOS DE BUNDY (NO ACTO PARA PERSONAS SENSIBLES)

💡EL JUCIO FINAL DEL «BUENO» DE TED

«TENGO UN DOCTORADO EN EL ASESINATO SERIAL.– Ted Bundy

¿QUIÉN FUE TED BUNDY?

TED BUNDY, uno de los mayores asesinos en la historia de Estados Unidos, nació en Vermot  (EEUU) en 1946, en una institución para MADRES SOLTERAS.

Su madre “LOUISE COWELL» lo tuvo con 22 años, cuyos  primeros años el pequeño Ted fue criado  en el seno de una  familia seguidora de la religión metodista.

Su madre pronto se aleja de su familia, conoce y se casa con un cocinero llamado JOHN BUNDY, por tanto BUNDY es el apellido de su PADRASTRO.

Aunque sus compañeros de primaria y secundaria tienen un buen recuerdo del joven Bundy, se dice que no estaba conforme con su clase social. Y en el bachillerato cometió “pequeños” hurtos. (Diferencia entre hurto y robo).

PERVERSIONES DE TED BUNDY

Ted Bundy explicó cómo inició su compusión por espiar a las mujeres quitándose la ropa. A este fetiche se lo conoce como voyeurismo

Refiere que por azar  un día vio a una chica desnudándose para dormir, y lo excitó a tal punto que consumió mucho tiempo en esta ocupación.

Así mismo pronto se aficionó a la pornografía, comenzó  con las revistas PLAYBOY, pero con la misma prontitud  pasó a consumir historias de VIOLENCIA DE SEXO EXPLÍCITO, sus fantasías se iban alimentando sin cesar. 

 

PEORES ASESINATOS DE  BUNDY

Algunas de las Víctimas de Ted Bundy

Entre los años 1967 y 1968, inicia para el futuro asesino serial lo que los criminólogos denominan PERÍODO DE ENSAYO, en el qué Ted Bundy provoca averías en carros de chicas, desinflando ruedas o robando algo del motor. Nunca pasó nada, porque siempre apareció alguien para ayudar a la dama en apuros. Pero Bundy negó saber exactamente lo que se proponía,  según dijo estaba intentando averiguar «cuán lejos podría ir». 

4 DE ENERO 1974 da comienzo al proceso de fantasía , ya  matriculado formalmente en LA CARRERA DE  DERECHO, no pararía de matar. Una de sus primeras víctimas fue una estudiante de 18 años, sus compañeras de residencia la encontraron con la cara y cabello ensangrentados. Ted Bundy  había arrancado una barra de metal de la cama con la qué fracturó el cráneo a la chica.  Después le introdujo  un espéculo (de los qué emplean los médicos) con mucha violencia en su vagina. La chica sobrevivió, pero quedó con severas secuelas.

Espéculo empleado por los médicos

Mientras se estaba volviendo una «eminencia» en su carrera criminal, simultáneamente  fracasaba  miserablemente en sus estudios en la Facultad Jurídica. 

El 11 de junio, Georgean Hawkins de 18 años, decidió aceptar  ayudar a un hombre  enmuletado que llevaba una pila de libros. Sin saber que acababa de caer en las garras de un asesino serial. Cuando la joven se inclinó hacia el interior del vehículo para dejar los libros, Ted la golpeó con una palanca, la esposó y dejó inconsciente  en el espacio libre del copiloto. La chica cuando recuperó  el conocimiento, se encontraba ida, perdida. Bundy finalmente  la  terminó estrangulando con una cuerda y la llevó a un lugar oculto  por las copas espesas de los árboles. Ahí mantuvo sexo con el cadáver hasta el amanecer. Esta parafília recibe el nombre de necrofilia.  

Georgean Hawkins

El 14 de julio cometió un  doble crimen. Las chicas en cuestión eran  Janice Ott, de 23 años de edad  y  Denise Naslund, de  19 años.

Más tarde Bundy explicaría  que este acontecimiento fue muy especial para él, ya que cuando secuestró a Denise Naslund (19 años), Jan Ott todavía estaba viva.   Quiso que ambas se vean cara a cara sabiendo que iban a ser violadas y asesinadas. 

En septiembre se traslada de Estado a una nueva universidad para volver a empezar a estudiar la carrera de Derecho por las noches. 

Bundy fue capturado por la policía en un descuido de su parte. Durante el tiempo que estuvo en prisión en calidad de procesado, ejecutó varios intentos de escape; sin embargo en su última huida logró perpetrar sus tres últimos asesinatos brutales, antes de volver a prisión y ser enjuiciado.  Siendo los siguientes:

El 15 de enero 1978 volvió a atacar a a cuatros chicas, dando como resultado que dos de ellas  murieran. Una  fue LISA LEVY, a quien sodomizó  con un bote de laca para el cabello.  La evidencia mostró que el momento de su muerte Bundy le había dado un mordisco en su pezón derecho, llegando casi a arrancarlo. Luego giró el cuerpo y hundió sus dientes dos veces en su nalga izquierda, dejando una herida con la marca dental  precisa de aquello. 

Un mes más tarde secuestra y mata a su última víctima, Kimberley  Leach  una niña de tan solo 12 años de edad.

EL JUICIO DE TED BUNDY

El Fiscal le ofreció un trato si se declaraba culpable, no se sometería a la PENA DE MUERTE, sin embargo Ted Bundy declinó dicha propuesta. El cargo que le imputaban era asesinato de tres jóvenes e intento de asesinato de otras tres.

Ted Bundy insiste en ser su PROPIO ABOGADO DEFENSOR, pero finalmente lleva su defensa conjuntamente con otros abogados, uno de ellos fue John Henry Browne; un abogado de defensa penal  estadounidense, conocido tanto por su celo en la defensa de sus clientes como por su talento para atraer la atención de los medios. Pesé a todo, Ted Bundy sostiene en todo momento su inocencia. 

LA ÚNICA PRUEBA QUE LO PUEDE CONDENAR  A MORIR

La Fiscalía solamente tenía como prueba posiblemente vinculante con su culpabilidad, la fotografía de la escena del crimen del cuerpo de la joven Lisa Leavy, a quien Ted mordió en uno de sus glúteos. Prueba con la que Bundy no había contado. 

En base a lo que precede, se dice que no hay dos dentaduras idénticas, por lo que  deben realizar una  radiografía dental para verificar o descartar que la dentadura de Bundy y el asesino coincidían. 

Bundy en un principio se niega, sin embargo  al enterarse de que el juez  autorizó la prueba y de ser  necesario lo obligaría,  finalmente accede.

Todo está preparado para que el 25 de junio de 1979, Bundy pelee por su vida. No hay ninguna prueba física salvo el mordisco, por otra parte nadie lo vio, por lo que no hay testigos presenciales. 

Es por ello que cuando el ODONTÓLOGO FORENSE de la Fiscalía, el Dr. Richard Souviron, subió al estrado; Bundy palideció dado que el era el único que lo podía condenar a la pena capital. Por lo mismo el procesado solicitó al juez que realizase el interrogatorio uno de sus abogados. 

En la práctica de la prueba todos pueden ver que esos dientes encajan perfectamente en las marcas de la herida. La única opción que le quedaba al Abogado de Bundy es ensombrecer la credibilidad de lo que el jurado acababa de presenciar. 

LO SIGUIENTE ES UN EXTRACTO DEL INTERROGATORIO QUE EL ABOGADO DE BUNDY REALIZÓ AL ODONTÓLOGO FORENSE:

«ABOGADO: ¿Está usted seguro, doctor Souviron, de que los dientes del acusado son los que realizaron esas marcas de mordisco?

DR. SOUVIRON: Sí. lo estoy.

ABOGADO: Dígame, doctor, ¿no es cierto que el análisis de la herida que deja un mordisco es en parte ciencia y en parte arte?

DR. SOUVIRON: Creo que es una forma correcta de expresarlo.

ABOGADO: Entonces su conclusión en buena medida es solo una opinión, ¿no es así?

DR. SOUVIRON: Desde luego, se trata de mi opinión como consultor forense.»

Sin embargo, el doctor Lowell Levine, jefe del Servicio de Odontología del Hospital de Nueva York, confirmó la opinión del Dr. Souviron; por lo que consecuentemente Ted Bundy estaba acabado. 

Bundy mira estupefacto la imagen ampliada de su molde dental, que encaja perfectamente con las huellas del mordisco que dejó.

Fue un hecho histórico, no había precedentes judiciales que condenasen a un asesino en serie, por el examen detallado de sus dientes y su relación con la escena del crimen. 

El 23 de julio fue encontrado culpable de todos los cargos y sentenciado a morir en la silla eléctrica. En los más de diez años que todavía vivió, Bundy no dejó de ser un centro permanente de atención. 

¿POR QUÉ LAS MANCHAS DE SEMEN NO SIRVIERON  COMO MEDIO PROBATORIO? 

Las manchas de semen tanto en las escenas del crimen como en los cuerpo de sus víctimas, no podían incriminarlo dado que hasta la fecha no existía la técnica del ADN

Ted por ello se mostró confiado en un inicio cuando interrogaba a los primeros testigos del fiscal, hasta que el  ODONTÓLOGO FORENSE, el Dr. Souviron brindó su testimonio. 

Fue sentenciado a morir  en una silla eléctrica y  ejecutado el 24 de enero 1989. Los medios afirmaron  que murió con una sonrisa en la cara

Si sabes inglés puedes ver la grabación real del juicio en Youtube, «Ted Bundy In Court»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.